martes, 23 de diciembre de 2008

Aníbal y Aníbal



Mi papá debe haber comenzado a cazar cuando tenía unos 8 ó 10 años. El área alrededor de Tejutla en San Marcos debe haber sido una selva virgen en los años 30 y había muchos animalitos qué cazar: ardillas y conejos, tepezcuintles, etc. Mi papá consiguió una escopeta, quién sabe dónde, y con ella cazaba ardillas y conejos para que la abuelita los cocinara. La escopeta era de carga frontal, con pólvora y municiones y una mecha... lástima que ya no existe.

Hasta los 1970s mi papá siguió cazando. En algún momento se graduó a un Remington 30-30 y lo cambió luego por otro que no le salió tan bueno como esperaba. Ese es el que aparece en la foto que acompaña esta nota.

También tenía una escopeta calibre 12, "pajera", marca Ithaca. Ambos, la escopeta y el rifle los vendió a un vecino, que supongo los tiene todavía. La Ithaca aparentemente era muy codiciada.

Ese día (29 de marzo de 1964, según la anotación en la foto) estábamos en la granja de mi abuelita Olivia. La "Granja Goya" quedaba en la remota localidad de San José Villanueva, muy lejos de la ciudad y en medio del vivo monte, en esa época. Mama Oli, la suegra de don Aníbal, debe haber comprado la propiedad alrededor de 1961, cuando yo nací, y pasó algunos años mejorándola. Cuando esta foto fue tomada, no había ningún cultivo en especial, sólo milpa y entre la milpa mi papá me puso a posar con un pájaro que había cazado, haciendo como que yo era el cazador.


Por supuesto, siendo yo muy obediente, posé para la foto pero no pude evitar hacer un gesto de desagrado porque no me gustaba el tal pájaro. Lo interesante es que esa toma de la foto es clara en mis recuerdos pese a que no había aún cumplido los 3 años. Probablemente es mi recuerdo más antiguo.

Mi papá debe haber pensado que al crecer yo sería su compañero de cacería pero como tantas cosas que pensamos y planeamos en nuestra vida, eso no fué así. Nunca me interesó la cacería ni las actividades al aire libre y mi papá dejó esas actividades en los 1970s, aunque no sé exactamente por qué.

Pero la foto quedó para el recuerdo y la comparto hoy con ustedes.


Texto y fotografías bajo licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Guatemala

1 comentario:

Nancy dijo...

Qué linda foto y qué lindos recuerdos, aunque a mí me dan tristeza los animalitos.
Te mando un apapacho navideño y te deseo mucha felicidad junto a los tuyos.